Queridos papás, mamás y amigos de TEO

Llegan las ansiadas y merecidas vacaciones. Este año las merecemos más que nunca. Después de un tiempo en el que hemos vivido tanta incertidumbre y hemos estado rodeados de tanta tristeza y preocupación nos merecemos pasar un tiempo tranquilos disfrutando a tope de los días de descanso, así que, ¡Manos a la obra!

Aquí os dejamos algunos TIPS para que las vacaciones sean satisfactorias para todos:

 

Elegir bien el destino

Lo ideal es realizar la elección con conocimiento de causa, esto es: sabiendo qué actividades infantiles os esperan en el lugar que queréis visitar. Tened en cuenta que si vuestros hijos se aburren, vosotros tampoco podréis disfrutar.

Botiquín infantil

Por supuesto, el elemento básico del botiquín para niños es la tarjeta sanitaria  pero además, es conveniente que llevéis con vosotros algunos medicamentos que pueden seros útiles. Hablad con vuestro pediatra antes de viajar, os proporcionará las recetas necesarias por si hacen falta.

Transporte

A la hora de elegir el medio de transporte, deberéis evaluar no sólo el presupuesto familiar sino la comodidad de los peques. Tomad en consideración que en coche podréis llevar con vosotros más equipaje que en avión pero seguramente, deberéis hacer más paradas en la ruta para que el niño no se agobie. Otra buena opción puede ser el tren… De cualquier manera, en este post de Pequeocio viajar con bebés podréis consultar cuáles son las medidas de seguridad necesarias para el bebé en cada medio de transporte.

Protección solar e hidratación

La piel de los peques es más sensible y necesita de una mayor protección solar. Cuanto más alto sea el factor de protección, mejor. Evitad las horas de calor y nunca os olvidéis de llevar agua. Ofrecerles a menudo si es que no os lo pide.

Cada cosa a su tiempo

Comúnmente cometemos el error de pensar en un viaje para visitar o conocer cosas. Ese plan es fantástico con adultos pero no suele serlo para los niños que están más interesados en disfrutar de las cosas simples: ver patos en un estanque, gallinas, una charca en la que poder chapotear en libertad, ver caballos… esto tiene mucho más sentido para ellos y es más emocionante que conocer la Torre de Pisa a estas edades.

Cuidado con las piscinas

Nunca jamás podemos perder de vista a un peque en una piscina por poco profunda que sea. Usad siempre los elementos necesarios para su seguridad y procurad que no corran por el borde para evitar caídas y sustos innecesarios.

Disfrutemos sin prisa

A los adultos nos resulta bastante difícil desconectar de los horarios y nos cuesta darnos cuenta de que las vacaciones son tiempos especiales en el que las rutinas se dejan un poco de lado. Es común sorprendernos agobiándonos porque no llegamos a la playa a la hora que habíamos planificado. Relajémonos. Durante el resto del año las prisas son inevitables pero en vacaciones no deberíamos caer en ellas.

Juguemos con los niños

A lo que ellos quieran. Aprovechemos el tiempo para estar juntos, reírnos, divertirnos, relajarnos… el tiempo pasa volando, las vacaciones se acaban y su infancia pasa rápidamente. Seamos felices y ellos lo serán también.

Naturaleza infantil

Los niños no son educados, silenciosos, no se están mucho tiempo quietos y tienen una necesidad de descubrir y explorar innata que a veces nos incomoda. Es mejor ir de picnic  o a  cenar a algún lugar con jardín o zona infantil que ir a un restaurante en el que tengan que pasar sentados mucho tiempo. Simplemente no van a poder hacerlo, su momento evolutivo no se lo permite, son pequeños. Si alguna vez lo olvidáis y os enfadáis con ellos, simplemente mirad sus manitas y compararlas con las vuestras. Este gesto os ayudará a daros cuenta de todas las cosas que le quedan por aprender…

¡¡Feliz Verano para todos!!