Es un lujo encontrar sitios como TEO, en el que todas y cada una de las personas que allí trabajan sólo tienen una preocupación; la felicidad de los niños que allí van.
Gracias por ser de toda confianza (que parece poco así dicho, pero es lo más importante del mundo).